Skip to content

La crisis de Refugiados sirios y la parálasis de la política de la Unión Europea

9 October 2015

Estimados amigos.

Aquí vengo al rescate de mi olvidado blog. El caso es que no he dejado de bloguear pero por motivos obvios facebook ha monopolizado mi tiempo. No creo que sea mejor que este medio, pero el número de usuarios y amigos en facebook hace mucho más fácil conectar. Sin embargo, echo de menos mi blog, y las posibilidades de elaborar y compartir videos. Así que para esta ocasión tan especial voy a compartir dos videos. El primero es una entrevista que realicé en A Mano Limpia en 7 de octubre de 2015, donde discutimos la crisis de los refugiados y las políticas europeas y norteamericanas para resolver esta crisis.

El segundo video es una entrevista con el refugiado sirio en Argentina, Tamer Muhammad Ayrout, donde explica muy bien la experiencia por la que tienen que pasar millones de sirios cada día.

Así, no me queda más que concluir, que estamos muy lejos de resolver este problema con las políticas adoptadas por EEUU, la EU y Rusia hasta el momento. Desgraciadamente las cosas pueden ponerse mucho peor y dudo mucho que estemos preparados para asumir las consecuencias de nuestros actos. Por el momento podemos actualizar la legislación y adaptarla a este momento histórico en el cual innumerables personas en el planeta viven la persecución, las torturas y la violencia que generan los conflictos armados. Además, no debemos olvidar la destrucción, la pobreza, la contaminación e indigencia que provocan las guerras y sucesivas crisis económicas, muchas veces alentadas por nuestros gobiernos. Sin embargo, si no nos preocupamos de resolver el problema de fondo, será imposible frenar el flujo migratorio desde siria y otros lugares del mundo. El bloque atlántico y Rusia deben llegar a un acuerdo cuando antes y dejar de utilizar siria como un campo de exhibiciones y experimentos militares.

Un castigo injusto y desproporcionado

16 July 2014
tags:
Hamas (Reuters pic)

Fotografia de Reuters

Israel justifica la dureza y crueldad de su ataque a la Franja de Gaza debido al terrorismo islámico de Hamas. Según el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, grupos terroristas como Hamas son los culpables del asesinato a tiros de tres jóvenes colonos israelíes, Eyal, Gil-ad y Naftali que desaparecieron el pasado 12 de junio cerca de Hebrón.

Hamas ha negado su implicación en los hechos y los dos palestinos que supuestamente han perpetrado estos asesinatos eran solo partidarios del movimiento. Este lamentable asesinato consternó a la sociedad israelí que inició una campaña de violencia en contra de los ciudadanos palestinos que viven en los territorios ocupados, sin que las fuerzas de orden israelí hiciesen demasiado para detenerlo.

La policía y el ejército realizan constantes registros y detenciones arbitrarias a miles de palestinos en ciudades como Hebrón, donde desde hace un par de semanas unos 800.000 palestinos no pueden abandonar sus casas, viajar o ir a la escuela y al trabajo. Además, colonos extremistas judíos —muchos de los cuales viven en casas construidas en territorios que pertenecen al pueblo palestino— comenzaron a atacar e incendiar casas y granjas palestinas con total impunidad.

El resultado de esta violencia no podía ser otro. El 1 de julio, varios extremistas judíos quemaron vivo a un Palestino, Muhammad Abu Jedeir por el simple hecho de estar en el lugar equivocado a la hora equivocada. Además, el mismo día que se conocieron los datos de la autopsia a Muhammad Abu Jebeir, dos policías israelíes propinaban una paliza al primo de este, Tariq Jedeir, por protestar y tirar piedras en contra de la ocupación israelí, y otros dos policías israelíes, esta vez encapuchados, dieron una paliza a un ciudadano palestino en un puesto fronterizo.

El asesinato de Muhammad Abu Jebeir amenaza con provocar una revuelta total contra una ejército y población israelí que no dejan de provocar con gran alevosía y en muchos casos premeditación. El Primer ministro israelí está utilizando las revueltas para ganar votos y así sobrevivir políticamente ante una población israelí que desprecia la idea de crear un estado palestino.

Esto explica el pobre impacto que tuvo las declaraciones de Benjamin Netanyahu pidiendo a la población que mantuviese el orden y dejará actuar a la justicia. Los palestinos conocen muy bien la justicia israelí de doble rasero y que se suele aplicar de un modo muy distinto si eres un judío israelí o palestino. De hecho, la mayoría de palestinos detenidos por Israel son retenidos sin cargos, juzgados en tribunales militares con escasas garantía para su defensa, y en muchos casos presentan síntomas de torturas y vejaciones.

Las detenciones incluyen en muchos casos niños. Además, el primer ministro israelí está sometido a una gran presión de los grupos más conservadores que forman parte de la coalición que le permitió llegar al poder. El ministro de exteriores, el conservador Avigdor Lieberman, amenazó con romper la coalición si Netanyahu no respondía con mano dura contra Hamas, cuando no hay pruebas concluyentes que les impliquen en estos hechos. Netanyahu por convicción propia o presiones políticas, ha iniciado una operación militar de castigo contra esta organización en la Franja de Gaza.

Los ataques israelíes por desgracia no establecen diferencias entre milicianos, civiles, mujeres o niños como sus comandantes afirman, y las bajas están aumentando considerablemente. Los bombardeos supuestamente a posiciones de Hamas golpean barrios populares ocasionando decenas de víctimas civiles.

El ejército y políticos israelíes acusan a Hamas de utilizar escudos humanos para defender sus posiciones, pero esta justificación solo trata de ocultar la cobardía y brutalidad de sus comandantes, que bombardea una región con una gran densidad de población.

La Franja de Gaza es un territorio de apenas 360 km cuadrados, y que alberga aproximadamente 1,8 millones de persona.

Por eso estamos ante una operación de castigo que pretende hacer insoportable la vida de la población palestina en un nuevo intento del ejército israelí por expulsar a los palestinos de la Franja de Gaza y romper el gobierno de coalición logrado en pasado mes de junio entre las dos principales fuerzas políticas (al-Fatah y Hamas).

Some comments on the Syrian conflict

22 May 2013

Dear friends,

Here I would like to share with you my last interview at the show: A Mano Limpia. Although is in Spanish, I hope a friend or relative can help you understand the interview. Syria is going through the worst nightmare a nation can experience and the world cannot keep looking to the other side while hundreds of thousands of civilians are killed. This bloodshed must stop and in this interview I tried to explain that unfortunately, the President of the Republic, Bashar al-Assad, would never step down voluntarily and that he will fight until the end. Bashar has not other place to go and he saw what happen to other dignitaries like him in Tunisia, Libya, Yemen and Egypt. Bashar is buying time and believes that once the storm has passed, he will be able to find his momentum in order to appear again as the saviour of the Middle East, like his father and himself did in several occasions in the past.

 It is quite unthinkable for many Syrian and common citizens to consider how such a murderer will be able to survive politically but this is what is actually happening. Bashar knows that Syria without the Ba’ath regime would easily collapse because among other things the party and the president control most of the Army and Security forces. Bashar is playing the sectarian card very well and he instigating sectarian violence in the country with the only purpose of dividing more the syrian people and showing the rest of the Arab world that a Syrian without him would fall into a sectarian war that would potentially destabilized the entire Middle East.

 There is not an easy solution to the Syrian conflict but Russia and China are doing their homework so far while the West keeps loosing his time discussing weather or not to support the resistance militarily against the government. Rebel groups need to be supported military and financially and this is a risk the United States and NATO are not willing to take after the chaotic intervention in Libya and the poor results achieved in Egypt. Unfortunately, the Arab Spring did not bring the change and stability that we all were waiting for and there are many doubts about how the Rebel army can managed a post-war scenario in the country. The conflict is stuck and without a clear intervention from a third party it is very unlikely that this conflict will be resolved military.

 The conflict in Syria will continue this summer and I am afraid the situation will get worst in the coming months. The Unites States has shown that is not ready to get its hand dirty in the Syrian quagmire while Russia and China seem to be very committed to the survival of the President and the current regime. This means little hope for the Syrian population and refugees that are watching hopelessly how world leaders are failing to find a viable solution for their country or at least a ceasefire that would help both parties to star a dialogue.

Daniel F. Rivera

¿Es el final de la Primavera Árabe?

19 December 2012

La revolución egipcia pretendía erradicar a los dictadores corruptos que monopolizaban el poder.

Image

El día 15 de diciembre de 2012 será un día decisivo y sin duda recordado por multitud de historiadores como un punto de inflexión en lo que conocemos como Primavera Árabe. Dos años antes miles de egipcios salieron a la calle para protestar contra una dictadura disfrazada de democracia y a día de hoy cientos de miles de egipcios continúan protestando por los mismos motivos. ¿Qué ha ocurrido en estos dos años? ¿Por qué Egipto se encuentra en esta situación?

El pueblo egipcio hace dos años rompió en cólera y progresivamente jóvenes y trabajadores, estudiantes y mujeres, se levantaron contra el sistema con la esperanza de provocar un cambio radical en el estilo de gobierno. El lema en resumen consistía en terminar con el sistema presidencialista y autoritario egipcio, personificado en Hosni Mubarak, e implantar una democracia parlamentaria que respetase las libertades y derechos de los ciudadanos. Los egipcios demandaban al unísono la separación de poderes, la libertad de expresión y la normalización del pluralismo político.

El mundo árabe, rico en partidos y corrientes de pensamiento, necesitaba romper con los muros de la intolerancia y el silencio; abrir nuevos espacios que pudiesen acomodar las demandas del pueblo. La revolución egipcia pretendía precisamente cambiar todo esto: dictadores paternalistas y corruptos que monopolizaban todo el poder.

El primer rayo de luz llegó con el referéndum para la constitución y más adelante las elecciones presidenciales en 2012. Estos procesos electorales demostraban la determinación egipcia por cambiar una tendencia histórica que había perdurado demasiado tiempo e imprimían un cierto sentido del cambio y evolución del sistema. La revolución progresivamente se convirtió en una transición bajo el control de los islamistas que prometieron iniciar un diálogo político y solucionar la crisis política y económica más grave que ha vivido el país en las últimos cincuenta años.

Aún así, los nuevos aires democráticos beneficiaron considerablemente aquellos que mejor estaban posicionados. Los Hermanos Musulmanes -o más bien el partido de la libertad y la justicia en este periodo-, es una fuerza política bien organizada que existía antes de la era Mubarak y supo florecer sobre las ruinas del régimen. Las fuerzas nacionalistas, socialistas, laicas y liberales ya fuera por su conexión con el antiguo régimen o por sus diferencias políticas, inexperiencia y novedad no han sabido unirse en un bloque políticamente unido que contrarrestase al islamismo político. Sólo se unen para protestar y en realidad carecen de un programa creíble, claro y consensuado que convenza a la mayoría de la población.

Así la cosas, los Hermanos Musulmanes se convirtieron en la fuerza más votada en la transición egipcia. Asumieron la responsabilidad de conducir al país en una transición sin duda difícil, y llena de escollos y dificultades. En primer lugar era necesario hacer algo con las personalidades, políticos e instituciones que perduraban del antiguo régimen y en segundo lugar, había que establecer los pilares de un nuevo sistema político y de gobierno. Es decir, formar una Asamblea Constituyente y escribir una nueva constitución.

Sin embargo, el decreto constitucional anunciado por Muhammad Mursi la semana pasada fue la gota que colmó el vaso. El trabajo de la Asamblea Constituyente ya fue controvertido debido a la dimisión de varios de sus miembros y el nuevo borrador de la nueva constitución refleja claramente la interpretación islámica de la revolución a pesar del sistema democrático y parlamentario que proponen. La cuestión es que el recién publicado decreto constitucional da a Mursi el poder suficiente para aprobar sus decisiones sin que el Parlamento y el Tribunal Constitucional pudiese cuestionarle y por lo tanto violan la Constitución que ni siquiera ha entrado en vigor (punto 6 de la introducción y artículo 74). La actual posición adoptada por los Hermanos Musulmanes tiene el riesgo de convertir la constitución en papel mojado.

Aún así, esta posición adoptada por los islamistas, está camino de constituirse como el primer gran fracaso del brazo político de los Hermanos Musulmanes y lamentablemente está poniendo en peligro todo el proceso revolucionario y la transición egipcia. La intransigencia del nuevo régimen que se niega a escuchar a todas las partes antes de tomar cualquier decisión tiene el peligro de dividir aun más a una sociedad que de por sí ya está bien dividida.

La política de Mursi denota desgraciadamente una visión muy distinta en cuanto al modo de realizar la transición se refiere. Mursi no ha venido a dirigir la transición; ha venido a quedarse.

Los Hermanos Musulmanes convencidos de las altas probabilidades de su victoria en el referéndum han aprovechado la ocasión para justificar estas decisiones que alejan al gobierno de Mursi de la democracia y lo acercan cada vez más a la figura dictatorial de Nasser, Sadat o Mubarak. Aun peor, lo que Mursi parece no aceptar es que progresivamente el proceso institucional que está realizando se asemeja cada vez más al proceso de islamización que tuvo lugar durante la revolución iraní en 1979 y que acabó con la instauración de un sistema republicano islámico y la restricción considerable de todas las libertades en este país. Los mismos argumentos utilizados entonces se están utilizando ahora, y la nueva élite gobernante parece abocada a utilizar la frustración y el caos que está produciendo el vacío de poder para justificar medidas autoritarias que solo benefician a sus partidarios políticos.

Mursi debe cancelar inmediatamente estas decisiones unilaterales e iniciar un proceso político que permita la reconciliación entre las fuerzas políticas del país. No debería pretender entronarse como el nuevo rais y destacar como un líder tolerante, abierto y dispuesto a discutir todos los detalles que conciernen al nuevo Egipto. Mursi no tendría que ser más que el conductor de ese tren que llamamos transición y que ahora está desgraciadamente en peligro de descarrilar en parte debido a la misma actitud autoritaria y déspota de sus predecesores.

Es hora de actuar

27 May 2012

Image

Dice hoy el país en su último artículo sobre Siria: “¿Será Hula el My Lai de El Assad?”, se preguntaba en su blog Juan Cole, historiador y experto en Oriente Próximo de la Universidad de Michigan”. No se si será el My Lai pero desde luego ya casi nadie se cree que al-Qaida este detrás de esta masacre. Sea quien sea ya no es tan importante como el hecho de que el régimen ha perdido el control de la seguridad en el país y es incapaz de proteger a su población. Miremos como lo miremos, Siria se desliza hacia un guerra civil lentamente mientras que Rusia, China, Estados Unidos y Europa siguen mirando hacia otro lado o mandando observadores que no hacen más que dar más tiempo al régimen.

De qué sirve que los observadores nos confirmen lo que esta ocurriendo si la comunidad internacional no va hacer nada. La ineficacia y lentitud del Consejo de Seguridad van a llevar a la ruina a este precioso país. Si algo hemos aprendido de la intervención de la OTAN en Libia es que la creación de una zona de exclusión aérea es algo más que mantener el cielo despejado y muchos civiles perecieron en los bombardeos pero que salida queda en Siria después de meses de negociaciones con el régimen.

Por exceso o por defecto, la comunidad internacional está cometiendo un gran error en Siria y es necesario que todos condenemos unilateralmente a los colaboradores del régimen, persigamos a sus líderes, expulsemos a sus embajadores y busquemos el modo de proteger a los civiles. Si no lo hacemos ahora, habremos fallado al pueblo sirio. 

MareVostrum

Suman 110 personas por represión en Siria

27 May 2012

Suman 110 personas por represión en Siria

Afp

Activistas de todo el Mundo Árabe, Europa y África se reunen en Marruecos

13 April 2012

Aquí os dejo con la crónica de nuestro en cuentro en Marruecos. El encuentro yo lo calificaría como una toma de contacto entre personas que están viviendo una experiencia similar ya que la revolución o primaveras árabes han afectado a la mayoría de los países que han formado el encuentro. Sin embargo, cabe destacar también las diferencias en cada país, y es importante recalcar que la revolución se está desarrollando de un modo muy distinto en cada país en parte debido a las condiciones sociales, económicas y políticas que ha vivido cada nación.

Este evento por lo tanto ha servido para conocernos y compartir estas experiencias tan variadas. Lo más interesante del evento han sido los debates, mucho mejor que las presentaciones en general. En esta crónica escrita por ACSUR podréis encontrar algunas de los temas que hemos tratado y en breve publicaremos un cuaderno un poco más extenso sobre las discusiones y debates que hemos tenido. Bueno, os dejo con la crónica. Espero que os guste,

La lucha global por la democracia y los Derechos Humanos

Los días 6, 7 y 8 de abril más de 40 jóvenes procedentes de Túnez, Egipto, Libia, Argelia, Marruecos, Mauritania, Palestina, Yemen y el Estado español, se reunieron en Bouznika (Marruecos) en el marco del “Encuentro mediterráneo de jóvenes por la democracia y los Derechos Humanos” para compartir experiencias, debatir sobre líneas comunes y crear espacios de discusión sobre las protestas y revoluciones que han tenido lugar en dichos países en el último año y medio. El encuentro ha sido organizado por ACSUR-Las Segovias y la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) en el marco del convenio para el fortalecimiento del Estado de Derecho y la gobernanza democrática mediante el apoyo a organizaciones de Derechos Humanos y sus redes en Marruecos, Argelia y Túnez, financiado por la AECID.

A continuación, compartimos una crónica del encuentro y un breve resumen de las reflexiones que surgieron en los debates que han mantenido los y las jóvenes que han participado en el encuentro.

Como indicó al inicio del encuentro Ryadi Khadija, Presidenta de la Asociación Marroquí de los Derechos Humanos (AMDH), éste se ha inscrito en una coyuntura muy interesante puesto que ya ha pasado un año y medio desde que comenzó el ciclo de protestas, levantamientos y revoluciones en los países del Mediterráneo. Esta distancia temporal permite hacer balance de las victorias, derrotas, límites y potencialidades de cada una de las experiencias de protesta. La inmolación del joven tunecino Mohammed Bouazizi en diciembre de 2010 frente a la Delegación de Gobierno en Sidi Bouzid, fue el detonante, la gota que colmó un vaso de indignación, rabia y luchas acumuladas contra el régimen despótico de Ben Ali. Desde entonces, se ha sucedido todo un ciclo de protestas en favor de la democracia que ha hecho caer a gobiernos autoritarios y dictaduras en toda la región: Ben Ali huye de Túnez, cae Hosni Mubarak en Egipto, derrocamiento de Gadafi en Libia, salida del gobierno de Saleh en Yemen, etc. También, la conocida como primavera árabe, daba rienda suelta a movimientos de contestación al otro lado del Mediterráneo. En contextos políticos y económicos diferentes, pero con algunas reivindicaciones comunes a las de los países árabes relativas a la crisis sistémica global, la protesta y los movimientos de indignación se sucedían en Grecia, Italia, el Estado español o Portugal.

Con todas estas experiencias acumuladas, resulta interesante analizar cuáles son los principales desafíos a los que se enfrentan los procesos de transición democrática de muchos países árabes, mientras que se debate y refuerzan los espacios de encuentro y redes internacionales para la defensa de los Derechos Humanos y la democracia en la región.

De la Transición Española a la “primavera árabe”

En la conferencia de apertura del encuentro, Abdelatif Hossni, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Rabat, realizó una cartografía de las revueltas en la región árabe destacando, dentro de la gran heterogeneidad de la región, factores comunes a todos los países: una estructura de la población mayoritariamente joven, altos índices de desempleo, grandes niveles de corrupción, la ausencia de libertades, la vulneración de los Derechos Humanos y el sometimiento de la población a regímenes autoritarios o dictatoriales. Unos factores que, sin olvidar las luchas anteriores que se han dado en la zona, han sido detonantes de las movilizaciones actuales. Hossni destacó también el protagonismo de la juventud en la protesta, de las clases medias y la organización en red, no como rasgos comunes a todos los países pero sí importantes en muchos de ellos.

Ferrán Izquierdo, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Autónoma de Barcelona, también participó en la conferencia de apertura compartiendo la lectura y experiencia de la Transición Española en relación a las transiciones en los países árabes. La distribución del poder en los regímenes dictatoriales o gobiernos autoritarios marca el tipo de transición política. La Transición Española fue pacífica debido a que el poder estaba distribuido en muchas manos por lo que el cambio de sistema político no implicó una transformación real y profunda, una gran pérdida, para las élites económicas y políticas. En los regímenes en los que el poder económico está muy concentrado en manos de las pocas personas que poseen el poder político, cambiar el Estado implica atentar directamente contra sus intereses, por lo que las transiciones normalmente son violentas. Izquierdo hizo referencia también a las élites capitalistas globales cuyo poder escapa a cualquier tipo de control democrático, las mismas élites que llevan tanto a países árabes como occidentales hacia un nuevo totalitarismo global, donde quienes mandan son los mercados. Un enemigo común a todos los movimientos de protesta que defienden la democracia y los Derechos Humanos.

Tras la conferencia de apertura comenzaron los talleres en los que fueron los y las participantes activistas y protagonistas de los movimientos de protesta quienes presentaron y debatieron en los talleres que han estado centrados en cuatro temáticas: las formas de organización de los movimientos reivindicativos, la implicación de las clases populares, el rol de las nuevas tecnologías y la lucha y participación de las mujeres en el seno de los movimientos.

Nuevas formas de organización e implicación de las clases populares

En varias ocasiones se hizo referencia en el debate a la espontaneidad como un aspecto a destacar en lo que se refiere al nacimiento de los movimientos, así como la imprevisibilidad de los mismos. En general, la percepción de los y las jóvenes participantes en el encuentro es que las formas de movilización están en proceso de transformación. Tradicionalmente han sido los partidos políticos y los sindicatos quienes articulaban al movimiento y lo organizaban. Sin embargo, en muchos de los casos, primero ha surgido la protesta de manera espontánea e imprevisible, a raíz de un hecho o suceso que ha servido como detonante de un malestar acumulado y, posteriormente, las organizaciones políticas se han sumado a la movilización. Los y las activistas tunecinas, por ejemplo, hacían referencia al hecho de que lo que ocurrió allí es un comienzo, a pesar de haber echado a Ben Ali lo que ahora hace falta es paciencia, más organización y menos espontaneidad en el movimiento para lograr transformaciones más profundas. Desde Libia, Al Mahdi Ali compartía la experiencia de la revuelta en su país, en la que, en ausencia de organizaciones políticas de envergadura, los imanes tuvieron un papel importante en la organización de las movilizaciones desde las mezquitas o los jefes tribales en las zonas rurales. En otros países, como Marruecos, el movimiento 20 de Febrero nace como fruto de años encadenando fuerzas y luchas, no viene de la nada. Sus formas de organización están más o menos definidas y comparte similitudes con las del movimiento 15M. Desde el Estado español, la horizontalidad, el asamblearismo, la democracia directa y el universalismo, se identifican como las principales características organizativas del movimiento, siendo éstas su gran potencialidad al mismo tiempo que una limitación.

Las nuevas tecnologías

Internet y las redes sociales, son herramientas que en algunos casos han sido importantes y en otros a penas han sido utilizadas. En el caso de Yemen el acceso a internet es muy bajo, reservado y accesible casi exclusivamente a las élites del país. En Palestina el acceso a la red de redes también es muy bajo y el uso del teléfono móvil no está muy extendido. Además, en su caso, al igual que en Argelia, las redes sociales se convierten en un espacio en el que encontrar la libertad de expresión que no hay en las calles al mismo tiempo que sirven al ejército israelí o al régimen de Bouteflika para identificar y controlar a activistas. En otros países, como Egipto, Túnez, Marruecos o el Estado español, las herramientas que proporciona internet sí han jugado un papel mucho más importante y el número de personas usuarias de las mismas han aumentado mucho a raíz de los movimientos de protesta. Las redes sociales han proporcionado un espacio en el que poder estar en contacto, coordinar movimientos, realizar convocatorias, denunciar la represión a través de vídeos e imágenes, etc. Los blogs han permitido poder acceder y contar en primera persona lo que estaba ocurriendo, cubrir todo aquello que la prensa oficial no contaba, dar otras versiones de los hechos. Sin duda, estas herramientas son hoy en día muy importantes para la internacionalización y coordinación de las luchas, lo que no implica que no sea fundamental realizar una lectura crítica de las mismas, tanto de los efectos que produce como de la herramienta en sí misma. Igual de importante es reivindicar el derecho a la información y a lo que podríamos llamar la soberanía comunicativa.

Las mujeres en lucha


La caída de un dictador o el cambio del sistema político no implica que la situación de las mujeres cambie. En lo que respecta a la participación y reivindicación de los derechos de las mujeres, la situación es muy diferente en unos países y en otros. En Yemen, con una sociedad muy conservadora, la participación de las mujeres en la revolución ha sido muy importante, pero éstas han tenido que enfrentarse ha múltiples agresiones incluso dentro del propio movimiento de protesta en donde los activistas islamistas estaban en contra de las manifestaciones mixtas. Las activistas de varios países han señalado que en muchas ocasiones se ha recurrido al islam para contrarrestar las reivindicaciones de las mujeres o que se han encontrado en situaciones muy complicadas en las que para mantener la unidad del movimiento han tenido que renunciar a reivindicar algunos derechos de las mujeres. En movimientos como el del 20 de febrero en Marruecos sí que ha habido una participación activa e igualitaria, en donde tanto hombres como mujeres introducen el lenguaje no sexista en las asambleas o lemas como “sin laicidad no hay democracia real”.

Algo en lo que han coincidido todas las personas que han participado en el encuentro es en que son fundamentales los espacios y los instrumentos de comunicación y coordinación entre los diferentes movimientos en la lucha global por la democracia y los Derechos Humanos. Y, también, en la importancia de encontrase y descubrir la dimensión humana de los activistas y las militantes que han sido protagonistas de las revoluciones o movimientos vividos en primera persona, a través de la televisión o de internet.

Está en proceso de elaboración una publicación que recogerá de manera extensa y detallada las reflexiones y los debates que han tenido lugar en el marco de este encuentro.

13 de abril de 2012
%d bloggers like this: