Skip to content

La revolución árabe está en su punto más crucial.

7 March 2011
Foto for SANKOFA Asociación Cultural

Foto por SANKOFA Asociación Cultural

La revolución árabe avanza, lenta pero imparable. Esta revolución comenzó de forma pacifica en Túnez y aunque todavía podemos leer en la prensa y en medios de comunicación la revolución tunecina, egipcia o libia, la realidad parece ser muy distinta ya que existen diversos conatos de protesta en muchos países del Norte África y Oriente Medio. Las ansias de libertad y justicia parecen no tener fronteras y en la mayoría de los países árabes ha comenzado un movimiento popular que pretende agitar el sistema establecido desde hace décadas.

Una característica fundamental en estas revueltas es su carácter pacífico y cívico. La gente ha salido a la calle a ejercer su derechos sin pistolas o escopetas, y a pesar de las represión brutal y la violencia del estado, la no violencia, la contención y perseverancia del pueblo árabe parecen ser las claves para entender este fenómeno. Esta es sin duda una característica novedosa y en ella parece residir la fuerza de estos movimientos que como Mahatma Gandi hiciese en la India, consiguieron liberal al país del imperislismo y colonialismo británico. Así escribiría Thomas Merton en Gandhi on Non-Violence: A Selection From the Writings of Mahatma Gandhi:

“En la mente de Gandhi, la no violencia no fue simplemente una táctica política útil y eficaz para la liberar su pueblo de la dominación extranjera, … Al contrario, el espíritu de la no violencia emana de una realización interna de la unidad espiritual en él mismo. El concepto de la acción no violenta y satyagraha es incomprensible si es pensado meramente como un medio de alcanzar la unidad y no como el fruto de haber alcanzado la unidad interior.”

A diferencia de la India, que no pudo conseguir la unidad interior ya que después de alcanzar la unidad y el objetivo de expulsar el ente colonizador fue alcanzado, la división entre Indios y Musulmanes tiro por tierra la filosofía de resistencia que Gandi defendió hasta su muerte, en el mundo árabe observamos como después de un largo letargo de 500 años de ocupación y dominación extranjera la consciencia colectiva esta rompiendo las barreras y fronteras que tanto turcos otomanos, rusos, franceses, ingleses y norteamericanos han intentado imponer en este territorio.

Una de las doctrinas más importantes de la religión musulmana es la unidad e indivisibilidad de dios. La creencia básica de que el cosmos emana de un única fuente ha sido una de las doctrinas religiosas que ha permitido a la civilización árabe e islámica encontrar elementos de cohesión y unión entre otras culturas y formas de pensar. Quizás, la doctrina más importante, de uno de los filósofos más destacados en la historia del Islam, la encontramos en Ibn Rushd quien afirmaba que existe y es necesaria la compatibilidad entre las esferas religiosas y divina con el conocimiento y funcionamiento de las cosas sin importar a que civilización, cultura o religión pertenecen.

“negar la existencia de las causas eficientes que podemos observar en todas las cosas sensibles es sofismo… La negación de las causas implica negar el conocimiento y la negación del conocimiento implica que nada en este mundo podría ser realmente conocido.” (Ibn Rushd citado por Perez Hoodhoy en Islam and Science: Religious Orthodoxy and the Battle for Rationality. Londres. 1991. P, 114).

Ibn Rushd fue un incomprendido en su época y han tenido que pasar siglos para que comprendiésemos su valor. Así en su recorrido por la historia el Islam ha buscado y encontrado enemigos y, la intolerancia e ignorancia de unos pocos llevó a la mayoría a cometer atrocidades en nombre de la unidad de dios y el Islam. Sin embargo hoy, la consciencia árabe se ha vuelto a unificar a través de la realización individual de que el peor de sus enemigos ha sido el mismo.

La civilización árabe está descubriendo que el mayor de sus enemigos no solo venía del extranjero sino que se encontraba entre sus filas y entre aquellos que defendían sus intereses en contra de las dominación extranjera. El individuo, el gran olvidado en la historia del Islam, está resurgiendo desde el entendimiento de que no solo está unido con dios y el cosmos a través de la umma o comunidad musulmana sino que pertenece a un mundo y a un entorno con el cual también está conectado.

La toma de consciencia de esta conexión ha permitido que las personas independientemente de sus tendencias políticas y religiosas se uniesen en contra de un enemigo común y, cuánto más brutal y sangriento se muestra las fuerzas opresoras mas cohesión encontramos entre sus filas. Solo encuentro una explicación a este fenómeno, el individuo árabe está apunto de encontrar la unidad espiritual interna que Gandi buscó durante toda su vida para el y para su pueblo. Una vez los árabes hayan alcanzado este estado no habrá fuerza ni ejército que pueda detener este movimiento.

MareVostrum

Advertisements
No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: